Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

Inspiration to discover rural tourism needs a little bit of

FEEL, IMAGINE AND BREATHE

24-10-2016

Ruta del Castro de Chamartín (Ávila)

Ruta muy corta (35 Km. hasta el punto más extremo) pero de interés excepcional. Discurre por una zona con una economía marginal (fundamentalmente ganadería extensiva) pero cuyos pueblos conservan una genuina y poco transformada arquitectura popular, donde el granito impone su ley. 

El pueblo de Chamartín, fundado por francos que hablaban vasco en el siglo XII (el nombre primitivo fue Echamartín, Casa de Martín), posee una fisonomía característica de estas aldeas.
Guiarural. Ruta del Castro de Chamartín (Ávila). img_20100421180023.jpg
 
El Berraco céltico y el aula Arqueológica del Castro existente en el mismo pueblo (abierta sábado, domingos y la mayor parte de los días en verano) nos introducen en la gran joya de la zona: el castro celta de la Mesa de Miranda o de Chamartín, al que se puede llegar a través de un camino de tierra de 3 Km.. (10 minutos en coche y 40 andando) que sale al Norte del pueblo, a la derecha del cementerio. Este castro Vetón (uno de los pueblos célticos) conoció su esplendor en los siglos V-IV a. C. y estuvo habitado hasta el siglo II a. C. Las 29 hectáreas de sus tres recintos se extienden en un terreno adehesado y poco o nada humanizado. La parte más antigua ocupa un lugar elevado que se ve recortado por sendos arroyos, lo que explica la denominación de Mesa de Miranda. Parcialmente excavado, el castro se haya perfectamente adaptado para el turismo rural. Hay didácticos carteles explicativos, con indicación de las rutas y de las piezas fundamentales sobresalientes (cuerpo de guardia, murallas, campos de piedras hincadas, sepulturas colectivas, etc.
Guiarural. Ruta del Castro de Chamartín (Ávila). img_20100421181136.jpg Guiarural. Ruta del Castro de Chamartín (Ávila). img_20100421180304.jpg

 La visita, que puede contemplarse en una hora, constituye un regalo cultural y un baño de naturaleza difícilmente olvidable para el amante del turismo rural.

 
De regreso a Chamartín, se toma la AV-110, dirección a Ávila y a menos de un Kilómetro se encuentra la ermita de Ntra. Sra. de Rihondo, al lado del arroyo del mismo nombre. Levantada en el s. XVII, con estética herreriana. La perfección de la labra de sus sillares graníticos contrasta con el apacible lugar donde se asienta. Retablo de la segunda mitad del s. XVIII. Vegetación de ribera. A mediados de Septiembre tiene lugar la romería que agrupa a las gentes de los pueblos limítrofes. Aparte de la casa del santero hay una sencilla plaza de toros cuadrangular donde ya se celebraban corridas en 1646.

Chamartin

 
Reanudado el camino, 4 Km. más allá, a la izquierda encontramos la Venta del Hambre enclavada en el punto donde se juntaban Cañada Real Soriana Occidental y la Cañada real Leonesa Occidental. Fue durante siglos lugar de descanso de pastores y arrieros. Al decaer la trashumancia de ganados se convirtió en un lugar frecuentado por buhoneros, cazadores, etc. El edificio actual es de finales del siglo XIX y ha estado habitado hasta 1988. Un cartel explicativo ofrece interesantes detalles.
 
Un poco más adelante, 1,5 Km., sale una carretera local hacia Gallegos de Altamiros y Altamiros, que alguien ha llamado los pueblos del silencio. En los 3 o 4 Km. de ese trayecto se haya un pequeño reducto de rebollos (una variedad del roble) de grandes troncos que nos habla de una antigua vegetación hoy en regresión. En estas pequeñísimas aldeas parece que el tiempo es inmóvil y que nos hemos trasladado al medievo, cuando gallegos, vasco-navarros o riojanos repoblaron estas tierras.
 
De regreso, de puede uno detener en Cillán, donde se produce miel y polen de encina y de cantueso.
 

 

Comments

Leave your opinion